sábado, 2 de octubre de 2010

Cosas que olvidamos con el tiempo


“Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso”. El principito. Antoine de Saint-Exupéry. El principito debería llamarse "el libro de las revelaciones" o "el arte de poner en negro sobre blanco todo aquello que olvidamos al envejecer". No puedo decir que considere su lectura obligatoria, porque no me gustan las obligaciones, pero se lo recomendaría a mis amigos para una tarde tranquila de otoño o de primavera... La historia comienza con una crítica sarcástica a las cosas importantes de la vida y a los adultos, a cómo se condiciona a los niños y se los conduce por el camino "correcto". Una de las frases que ejemplifican esta crítica es: "La geografía, en efecto, me ha servido de mucho; a primera vista podría distinguir perfectamente la China de Arizona. Esto es muy útil, sobre todo si se pierde uno durante la noche".Recuerdo perfectamente un momento (fueron tres años) en mi juventud, que dio al traste con "el camino correcto", la "importancia de los números" y con todo aquello que debía adquirir, saber o venerar para convertirme en una persona adulta. Recuerdo que fue ese "momento" el me convirtió para bien o para mal, en la persona que soy hoy.
borrador

8 comentarios:

Ŧirєηzє ✿ܓ dijo...

estos dias quiero hacer un post sobre este libro..
lo lei hae muchos años...cuando no solo no me gusto...sino que me parecio soso y surrealista...
ahora he vuelto a leerlo...
y como han cambiado los matices helena....¡¡¡

lo compre en edicion de blsillo en un mercadillo...para que lo leyera mi hijo...
pero ahora sé que no le gustara...
necesita crecer un poco 8por dentro y por fuera) para entender este libro...


un abrazo niña

Nebroa dijo...

Lo recuperaré de la estantería. Que me gustan las señales y siempre sueles traerme una a la frente! :)

Helena dijo...

Antes de cumplir los 25 años cuando mi vida se convirtio en un torbellino por primera vez cayeron en mis manos dos libros casi al mismo tiempo "El principito" y "I Ching" y vinieron para quedarse y aun siguen aqui. Son y seran para mi el agarradero al que me aferro cuando todo lo demas se vuelve vertiginoso...

SOMMER dijo...

Es un libro de obligada lectura. Lo leí hace muchos años, y creo, que gracias a tu post, volveré a leerlo.

Besos

jordicine dijo...

Lo leí en su día y me gustó. Me han dado ganas de volver a cogerlo de la estantería. A ver qué me parece esta vez. Un beso, HELENA.

tia elsa dijo...

Son libros eternos, que serán leidos por siempre jamás. Besos tía Elsa

J. dijo...

Es de esos libros sin tiempo... que crecen con nosotros...me gusta tu blog...

Marcelo dijo...

Me parece un libro tan...ya lo sabes!