viernes, 19 de junio de 2009

El amor no es ciego


Hoy mientras viajaba en metro, me he sentado frente a una mujer mayor. Tendría mas de setenta años y un gesto adusto de esos que denotan un mal carácter. Llevaba puesta una camiseta blanca con una extraña leyenda, decía: No boyfriend! No problem!
He dejado escapar una sonrisa mientras pensaba si podría ser una señal otro mensaje cifrado del universo.
Después de asistir a clase y tomar una cerveza con una amiga, cuando venia hacia mi casa ha comenzado de nuevo a llover, yo caminaba pegada a la pared intentando no mojarme. Una jovencita estaba sentada en un banco, con las manos se cubría la cara y a pesar de la lluvia no parecía darse cuenta que se estaba mojando. Me he acercado para preguntarle si se encontraba bien y era obvio que no, pero ella me ha mirado con una mirada tristisima y me ha dicho: "si estoy bien, gracias". Entonces he recordado a la señora de la camiseta, las dos la joven y la mayor tenían la misma mirada, la mirada de quien ha perdido un amor, la diferencia estaba en la mirada de la joven, porque en ella he podido distinguir dolor y también esperanza, en la de la señora solo había desengaño.
Yo que ya no soy una jovencita, ni tampoco tan mayor, debería estar a medio camino entre la esperanza y el desengaño; sin embargo , estoy aquí anclada en el tiempo creyendo firmemente en el amor.
Los que dicen que es ciego, se equivocan. El amor no es ciego, lo ve todo y sabe todo, pero no puede vivir sin belleza, así que toma sus colores y pinta y engalana todo lo que toca, hasta que una tarde de tormenta, quizás por accidente, la lluvia borra la pintura y deja al descubierto por un ratito la verdad.

6 comentarios:

David dijo...

uash ¡¡¡ que bonito ¡¡ has empezado una historia, la has llevado de la mano en unos renglones y lo has acabado con un perfecto punto final.
Genial ¡¡¡

VERÓNICA MARSÁ dijo...

Yo creo que más que ciego, está miope, depende de si llevas o no las gafas puestas, si son de cerca o de lejos, o de sol!!
Besitos, Helena y buen finde!

Jovekovic dijo...

El amor no es ciego, desde luego, pero la pasión sí. Y muchas veces llamamos amor a la pasión.
La historia es muy bonita.

tia elsa dijo...

Es asi Helena tal cual lo describes con tanta poesía, ¿será que el amor todo lo perdona? Te mando un beso, tía Elsa.

Ŧirє dijo...

no sé que decirte helenita...
lelvo un ratito con esta pagina abierta intentando escribirte algo que pueda servir...
no se me ocurre nada cielo...
solo que sepas que te entiendo...y que yo desearia que tu mirada solo fuera de esperanza y amor...


mil besos preciosa

Belén dijo...

La verdad es que es una lástima que el amor duela, verdad?

No debería, claro, así aparecen camisetas como la de esa mujer :)

Besicos