martes, 4 de noviembre de 2008

Pensamientos curativos


Este ha sido otro fin de semana duro, agotador, desesperante y largo, muy largo, sobretodo porque lo pasé trabajando y sin ganas de trabajar. Hoy al empezar la semana tenia la esperanza puesta en un cambio de rumbo, pero todas las noticias que han llegado a mi han sido tan desalentadoras como ya esperaba o mas si eso era posible. Solo cabía una actitud, ¡aguantar! y he aguantado.
En vez de café hoy pedí un Cola Cao, me lo bebí a sorbitos y caliente, me olvide por un instante del trabajo, de que no tengo casa aún, de que debo deshacerme de mi perra y me mata la angustia y el sentimiento de culpa, de mi corazón partido y de la madre que parió al que me lo partió... Conseguí olvidarme de mis problemas y me acorde de mi. Un pensamiento "nuevo" se paseo por mi cabeza ¡tengo que pedir hora en la peluquería! . Esto que para algunos sera una tontería, para mi, en estos momentos de mi vida es un milagro.

9 comentarios:

amor dijo...

tiene su relajación esto de la peluquería, es lo más parecido al spa sin ser tan caro, ¿no?

bs

s

Marcelo dijo...

Y en un día así te acordaste de mi cumpleaños...Te regalo esto que escribí, deseando que te sirva. Un beso y gracias!


Un round más

Ya sé que estás exhausto
Que no sentís las piernas
Que estás mareado
Que te falta el aire
Y que tenés ganas de llorar de dolor.

Y yo que estoy afuera
En tu rincón
Sólo puedo hablarte
Y en un minuto curarte las heridas.

Sólo para que vayas de vuelta;
A dar y a recibir.

Un round más
Sólo eso te pido
No que ganes
Un round más.

Respirá profundo
Abrí bien los ojos
Movete por el ring
No te quedes quieto.

¡Subí la guardia!
Que si bajás los brazos
La vida te mata
¡Usá tu derecha!

Yo sé lo que querés
Que te tire la toalla
Pero no hay toalla en tu rincón.
¡No la hay!

Son sólo tres minutos,
nada más
Que parecen eternos
Cuando estás golpeado y solo
Contra las cuerdas.

Pero no hay toalla en el rincón
¡No la hay!

No te queda otra
Usá tu derecha
Abrí bien los ojos
Movete
Y salí de nuevo

Un round más.

Gabiprog dijo...

Dejar la cafeína para buscar endorfinas tampoco es mal camino.
Animo! Ya sabemos lo que es ‘trabajar’ sin ganas de ello...

Besos.

jordicine dijo...

A veces encuentras el placer en la cosa más mundana. En la peluquería? Pues perfecto. Un beso, Helena.

*Y si te sirve de consuelo, yo estoy igual. Tengo un no-sé-qué interior que me molesta mucho.

Un beso.

Pícara dijo...

Animo guapa!!Lo que tienes que hacer es entretenerte mientras suceden las cosas para no desesperar como con la pelu!!!!!
Un beso muy fuerte guapa

Helena dijo...

Alguien dijo: Ninguna mujer se puede sentir bien si esta mal peinada (creo que fue mi peluquero) ... Al menos tendré que intentarlo Santi.
Sigo conservando mi memoria selectiva Marcelo, intento no olvidar las cosas agradables y felicitarte es una de ellas. Y otra cosa, ¡sirve! y mucho. Solo puedo darte las gracias. Volveré a mi rincón después de cada round porque yo sé que no esta vacío.
Si Gabi, por suerte no me agarré directamente al chocolate en busca de endorfinas curativas aunque no lo descarto.
Jordi creo que estamos de lleno inmersos en la puñetera "crisis de los cuarenta", pero tu no se lo cuentes a nadie ¡es un secreto!
Mi niña "picara" lo intento y parece que lo consigo, porque aun respiro. ¿que haces el miércoles de la semana próxima?.

Marcelo dijo...

ay, qué curioso me dejas con tus "manchas"

fire dijo...

pues si...
mirarme en el espejo con tres dedos de raya negra...estas puntas cochambrosas...y este flequillo sin forma....me hace deprimirme aun mas....
el viernes alas 11 tengo pelu...me cortare y me hare mechas nuevas...
ala tarde tengo cera...
necesito poner un poco de orden en este desastre que soy yo...
besicos linda...
cuidate y sé feliz corazon (eso te lo he dicho ya ...no?)...
muaskkkkk


P.D...la palabra que tengo que verifcar para poder publicar el comentario es PUTAS.... ajajjajajjajaa
en que andara pensando este blogguer?
;-P

Helena dijo...

Jajajaja...no sé...
¿no era una maquina? jajaja...Sera "putas" de pensar.jajaja Por cierto ponte guapa, bueno no, eso ya lo eres, un retoque de "chapa y pintura" y a reirle al dia que estamos vivas. Cuidate mi niña.