miércoles, 5 de noviembre de 2008

Prefiero reír



Sana costumbre es que le saques la lengua a tu imagen del espejo. Por un lado hace falta, diariamente, reírse un rato de sí misma; y además aprovechas para echar un vistazo a su color y consistencia. La lengua es una gran depositaria de secretos como órgano interno que tenemos afuera. ¿Como leer los signos de tu lengua? Ah, este alfabeto es oscuro puesto que cada lengua tiene el propio. Conocerse a sí misma no es otra cosa que conocer la propia lengua: mírala, indaga en sus monticulos y senos, piensa qué harás en este hoy con ella. No seas lengüilarga. Antes del chisme, la mentira, la infidencia, muérdetela tres veces: despues si quieres, suéltala.


Este es uno de los textos que componen el "Tratado de culinaria para mujeres tristes" de Héctor Abad Faciolince.


Este libro no es un tratado, no es de culinaria y, más que para mujeres tristes, parece escrito para mujeres alegres, demasiado alegres...

Mi abuela me decía cuando yo no tenia un buen día, que "medio mundo se ríe del otro medio mundo y el otro medio mundo se ríe del mundo entero".

A mi hoy me apetecía leer y pensar después de leer, sonreir... y compartirlo. Estoy segura de que la tristeza baja las defensas del cuerpo. La tristeza constipa y o no quiero pasarme el invierno con la nariz roja y los ojos llorosos.

9 comentarios:

Marcelo dijo...

y creo que comienzas a evitar pasarlo de esa manera...
Ahora morderse la lengua....prefiero aliarme con la boca y mantenerla cerrada para que la loca quede atrapada!

amor dijo...

si es así, bésame

¿no crees?

s

Gabiprog dijo...

A veces la literatura contiene el mejor paracetamol...

;-)

Besote.

jordicine dijo...

Tu lengua parece una fresa. Te lo ha dicho alguien, HELENA? Me encanta. Un besito dulce.

Helena dijo...

Ya no quiero pasarlo mal, mas de lo imprescindible Marcelo, y dia a dia, paso a paso voy aprendidendo.

Ay! amor...

Si Gabi, la literatura como la selva virgen contiene todos los remedios, solo hay que saber reconocerlos.

Jordi, si mi boca fuera fresa, ya no tendria boca, me la hubiera comido yo misma ¡me encantan las fresas!

David dijo...

La risa es terapeutica, y hacer burla al espejo y reirse con respeto de la vida, es algo maravilloso.
Besos

Anónimo dijo...

hola k tal gracias por pasar por mi blogger asi k eres lokutora q bueno espero q envites a tus amigos k visinten mi blogger http://sin-renkor.blogspot.com/
haber si me dejas tu korreo ps para poder platikar te kuidas

fire dijo...

yo tampocoooooooooooooooooo
pero como se hace pa estar felizzzzzzzzzzzzzzz...?

Helena dijo...

Yo te contare el secreto fire... Pero de momento una pista: No te pierdas en el laberinto, el secreto esta en tí. Todo a su tiempo, se sufre cuando se tiene que sufrir, pero cuando toca ser feliz, no se puede tener miedo, hay que ser feliz. Un beso.