martes, 26 de agosto de 2008

Secreto

Aunque contara todos mis secretos, si los hubiera o dado que los hay, no acabaría de decir lo que oculto, a pesar de que no lo esconda. Angel Gabilondo (Rector de la Universidad Autónoma de Madrid). Después de leer esta frase y el articulo que seguía continuación, no me ha quedado mas remedio que reflexionar. Los grandes secretos, no son los que ocultamos a los demás, si no los que además nos ocultamos a nosotros mismos, siempre secretamente visibles, pero inaccesibles. Enigmáticos en si mismos. Yo soy de las personas que expongo a la luz publica cosas que mucha gente definiría como secreto, tengo en mi vida tantas cosas mal hechas, cosas de las que me siento culpable, que necesito desesperadamente liberarme de ellas, esperando que al menos esta forma de confesión sea en si misma también la penitencia; sin embargo quizás por esa razón soy también una persona llena de secretos. El secreto de mis secretos es que están bien visibles para quien los quiera ver, es el secreto de mi esencia, de aquello que soy o de aquello que aspiro a ser, mis miedos y mis goces están a alcance de cualquiera pero protegidos e ignorados de si mismos, porque me aterra la idea de que si salieran a la luz, yo dejaría de "ser". Quien posea mi secretos, me poseera a mi.

* ¿sera una prueba de inseguridad el querer saber lo que piensa, lo que siente nuestro amado/a? ¿es interés o idolatría? o quizás simplemente instinto de posesión.

6 comentarios:

Ricardo J. Román dijo...

Pienso que acabas de dar en el ser y no ser de Shakespeare, en cierto modo. Porque los sentimientos asimismo como las emociones no pueden ser medidos. Es extraño cuando queremos saber algo de nuestra pareja, un pensamiento o simplemente decir: '¿Qué opinará mi novio/a o esposo/a sobre esto?' Pero es que más allá de las preguntas sobre lo que nos genere una duda, está siempre una pizca de inseguridad y otra de ocio, creo.

¡El ocio! Mira, un caso muy personal, perdí a mi pareja por ocio. Y tú dirás, ¿cómo es eso? Pues, que yo trabajaba mucho y ella solo trabajaba medio turno. El resto del tiempo para ella era compartir con familia, dormir y pensar. Oh, y eso de pensar no va bien cuando te empiezas a hacer preguntas tontas: '¿Me gustará?' '¿Qué sentirá por mí?' '¿Me querrá solo para el sexo?' Y mira, francamente, no pude.

Bueno, no me alargo, cariño.

Mil gracias por tu visita,

Besos.

Helena dijo...

Ay! pues mira que no me asombro. Despues de muchiiiiiiiisimos años tambien yo termine con mi pareja por exceso de ocio.Él tenia su trabajo, su gimnasio, su Pc y yo, pues yo, ¡tenia mucho tiempo libre!.

Pícara dijo...

Pasadlo bien, ya me contaras que tal, intentar no ponerme muy verde!!!Besos

Helena dijo...

Mal asunto! porque el verde es el color favorito de dos de nosotras, solo la peque prefiere el rosa. ;-)

Esta dificil , muy dificil....jajaja. Te echarmos de menos.

fire dijo...

uff...
estas ultimas semanas...la idea de abrir una cuenta de correo me obsesionaba...
ya sabes de quien..
pensaba que si pudiera abrirla..dar con su contraseña..podria kizas concoer..entender el porque de muchas cosas...
proque lo hizo...porque ahora?.....etc...
si...la necesidad de saber.... es aveces irrefrenable...afortunadamente el buen juicio debe de prevalecer...
un beso cielo

Helena dijo...

Su secreto no estara en cuentas de correo ni en cajones secretos. Seguramente todo lo que fue y lo que no quiso ser, estaba bien a la vista. Un dia de estos tu buen juicio te dira que le dejes partir y empezaras a entender, solo es cuestion de tiempo. Animo y un beso.