domingo, 26 de octubre de 2008

Segunda batalla: La Ira


No me dio tiempo...No la vi venir y de pronto la sentí crecer con furia dentro de mí , me encontré siendo arrastrada en las manos de la La Ira, y me deje arrastrar durante un tiempo que pareció eterno, que oscureció mi espacio y me seco la boca. Esa boca de la que brotaron insultos y juramentos con tal facilidad y precisión como si hubieran estado siempre esperando.
Sentí mis propias uñas clavadas en las manos, sentí como la sangre se agolpaba en las cuencas de los ojos y hubiera podido, hubiera querido matar o morir matando... No lo hice, recupere el control no sin antes haber sentido algo parecido a la vergüenza.
El instrumento fue una mujer, tan parecida a "ella" que podía haber pasado por hija suya...aparentemente sumisa, aparentemente buena, aparentemente madre, aparentemente compañera... pero tan manipuladora que no es fácil reconocer su esencia. ¡Yo si puedo!, fueron esos ojos lo primero que vi al despertar a la vida y desde entonces he pasado el tiempo deseando no ser igual, renegando de mi herencia...huyendo y regresando sin saber muy bien por qué lo hago, preguntándome cada día de mi vida ¿me pareceré a ella?... Ahora sé que ha llegado el momento de enfrentar todo ese miedo. Dentro de mi se esta librando una guerra, una guerra fratricida, una encarnizada guerra... ¡que fácil me hubiera resultado la huida al desierto, el retiro a un monasterio o a los caminos polvorientos de la India, de Santiago o del infierno!... . Pero mi campo de batalla esta aquí en el asfalto, en el trabajo, en mi casa y en mi lecho rodeada de los mios y de los ajenos. En esta casa que abandonare cuando haya vencido , aquí dejare mi piel vieja, todo lo caduco que hay en mi y lo podrido...Mis alas, mis uñas, mi nido...
-------------------------------------------------------------------------------------------------
He encontrado el arma para vencer, pero no se como usarla...

8 comentarios:

amor en libertad dijo...

mira al espejo: que la luz que nos das te dé también a ti

amor

jordicine dijo...

No me gustaría encontrarme a la Sra. Ira por mi casa, HELENA. Menudo miedo. Un beso y hasta pronto. Ya aprenderás a usarla, seguro. Muá.

Justy Walker dijo...

Mala consejera la ira... y las decisiones importantes de esta vida es mejor tomarlas en paz... si jamás ello es posible...

Saludos

fire dijo...

Corazon...ç el cansacio me vence....aun y asi este post me ha hecho un nudo en la gargata...este y el de los pasitos....
mi vida es asi...pasito tras pasito...aunke aveces sol don palante y uno patras...

te escribo ahoart y te cuetno...
mil besos preciosa...

Marcelo dijo...

Yo estoy viendo una madre por ahí...
Un beso

Helena dijo...

Que buena vista tienes Marcelo!. Un beso.

fire dijo...

otra vez te comento este post...
es que em encanta lo que escribistes....
es igual que con los pasitos helena....uno detras de otro...recuerdas del post anterior-?...
el alma se usa...usandola...
la victoria se consigue ganando..y asi todo en la vida corresponde ala ectitud..
si te sientes vencida.....estaras vencida...
sientete ganadora aunque te hayan derrotado.....y concedete el gustazo de levantarte orgullosa detras de cada caida...
no sé si suena logoco lo que digo...pero ya me cansé de encajar los golpes de la vida nena...
sigo recibiendolos...pero ahora no me doblo de dolor (o eso intento)....

mil besos

Helena dijo...

Se entiende...y ahí estoy, justo en eso... Empiezo a encajar los golpes con una dignidad que me sorprende. Besazo.